El cuidado de los oídos


Es importante lavarte diariamente las orejas y el oído externo con agua y jabón, evitando la entrada de agua  en el oído, esto lo consigues inclinando la cabeza hacia el lado que se está limpiando.

Los copitos de algodón los debes utilizar sólo para secar los pliegues, pero nunca para la limpieza del oído, ya que empujarían la cera hacia adentro en lugar de eliminarla.

1. Colorea la siguiente ficha:


Observa el siguiente video y escribe lo que aprendiste.